Por una protección real de los Glaciares y sus ambientes!!

  • por

Desde el Valle del Huasco, Constanza San Juan, parte de la Coordinación de Territorios por la Defensa de los Glaciares, nos comenta sobre la situación de desprotección, amenazas e intervenciones de la cual son objeto los glaciares y sus ecosistemas por parte de distintos proyectos extractivistas, principalmente mineros.  “Nuestros legisladores se están permitiendo por sexta vez, desde el año 2005, no lograr concretar una real ley de glaciares que vele por su real protección, sucumbiendo una vez más a las presiones de la minería”

La Coordinación de Territorios por la Defensa de los Glaciares, reúne a más de 30 organizaciones de todo el territorio nacional, con el objetivo de lograr la protección de todos los Glaciares y sus ambientes en Chile, ante la carencia de una ley en particular que los proteja, pese al importante rol ecosistémico que cumplen. 

“Nos encontramos en la peor crisis ecológica de la historia, en plena emergencia climática, con una mega sequía y un saqueo que avanza hacia el sur. En esto, los glaciares cumplen un rol estratégico como gestores y drenadores constantes del agua de las cuencas, también reguladores del clima” señala Constanza. Enfatizando en la lentitud y poco énfasis con que los legisladores abordan la materia, y que actualmente se encuentra en etapa de formación en el Congreso Nacional, desde julio del 2018, sin que exista urgencia desde el ejecutivo.

Denuncian que hace más de un año el senador Girardi y otros senadores de oposición estarían en lo que llaman una “cocina” y una “vuelta de chaqueta”, generada por los intereses que sobre estos ecosistema tienen empresa extractivistas dedicadas a la minería. “Queremos contarles a todos los pueblos y comunidades hermanas que estamos ante una Alerta Glacial, ya que la tramitación de la ley va de mal en peor”. Sobre la discusión de la ley Constanza plantea: “pudimos ver a Girardi finalmente presenta su apoyo a una ley sin protección del ambiente periglacial y permafrost, que son fundamentales para todo el ecosistema glaciar. Esto es un sistema totalmente interconectado y sabemos que si no hay protección a estos ambientes tampoco hay real protección para los glaciares, tanto de roca como superficiales”.

Evidenciando por una parte, el profundo cambio en el enfoque y espíritu con que se planteó la ley en un inicio, para transformarse en una ley que reconoce al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental como herramienta de protección ambiental válida y suficiente para la protección de estos ecosistemas glaciares. Con lo que se permitiría la realización de actividades en el ambiente periglacial y permafrost al ingresar por medio de este sistema de evaluación. Así como la conformidad del legislativo con el proyecto de ley, que nuevamente rehuye de un compromiso serio con el medio ambiente y moldea una ley a espaldas de las comunidades. 

Denuncia como “impresentable” las acciones del gobierno y sus senadores, al presentar un informe, “supuestamente” elaborado por el Servicio Nacional de Geología y Minería [SERNAGEOMIN], que daría cuenta que la mayor cantidad de faenas mineras en ambientes periglacial y permafrost sería por parte de la pequeña minería y la mediana minería, sumando opositores a la ley de glaciares y sus ambientes. 

Hasta ahora habrían indicaciones que proponen una protección zonificada, donde la intervención estaría prohibida en zonas con escasez hídrica, particularmente en Atacama. 

 Actualmente la ley sigue en discusión, buscando resolver el futuro de los ambientes periglaciares y permafrost, así como las sanciones a que contendrá la ley, las que desde ya parecen insuficientes para la Coordinadora de Territorios en Defensa de los Glaciares. 

“Finalmente como coordinación sostenemos y reafirmamos que la única alternativa es defender la protección de todos los glaciares y sus ambientes a nivel nacional. Si el área periglacial y permafrost no se protegen, no se protegerán los glaciares ya que son parte de complejos ecosistemas interconectados en donde no pueden existir uno sin el otro. Como coordinación no podemos aceptar que algunos territorios logren la protección y otros no. La sequía avanza hacia el sur y necesitamos políticas que prevean el futuro, no que lleguen tarde”. 

“Exigimos que las sanciones de esta ley tienen que ser claras y concretas.

Ponemos en alerta a todas las comunidades hermanas, pueblos y ciudadanía. 

Llamamos a no permitir su avance si este es el panorama. 

Reafirmamos con fuerza y confianza que sin glaciares no hay vida!

No a la política de “en la medida de lo posible”. 

Exijamos un modelo de desarrollo en armonía con la naturaleza” finaliza Constanza.