EDITORIAL BOLETINA INFORMATIVA 28 MAYO 2021

  • por

El mes de mayo ha sido acontecido para panorama político del Estado de Chile, especialmente a lo que ha vivido como consecuencias del último proceso electoral.
En las elecciones del 15 y 16 de mayo se eligieron alcadias, concejalias y representantes a la convención constituyente que propondrá una nueva carta magna para el Estado de Chile. Los resultados de estos procedimientos son considerados como los de mayor impacto en el recambio de representantes desde la supuesta vuelta a la democracia en 1990.
El sistema se recambia, tiene aires nuevos y aparece un cierto aire esperanzador para quienes asocian estos cambios a avances en la democracia en el territorio chileno.
Parte del ambiente triunfalista del proceso se relaciona a que varios y varias candidatas que fueron parte activa de las organizaciones que sostuvieron la rebelión popular de octubre de 2019, así como también representantes de rebeldías antiguas como las de pueblos ganaron escaños y representaciones

Es innegable, sobre todo en la elección de constituyentes, el evidente fenómeno de ampliación y diversidad en las sujetas y sujetos políticos que intervendrán en la toma de decisiones de la política, cuestión que es mejor, que abre nuevas posibilidades. Sin embargo, esa posibilidad, esa diversidad, esa amplitud de sujetos y sujetas políticas ha estado hace larguísimos años sosteniendo la dignidad de las habitantes chilenas y no chilenas de este territorio, en base a organización, valentía y construcción de espacios de defensa y creación de vida y cultura. Lo nuevo es que logren un espacio de acción dentro del Estado, cuando comúnmente han estado en contra de la política colonial, racista, patriarcal, extractivista y neoliberal que caracteriza al Estado de Chile.

Por otro lado, es preocupante las divisiones y confrontaciones respecto a las personas que deciden votar en un proceso y las que no votan y se organizan. Esperamos que estas sean diferencias políticas y no divisiones impuestas desde la superioridad moral u odiosidad entre mujeres que optan por distintos tipos de participar en la construcción de una vida en común en un país. Se comprende que cuando un Estado ha negado y obstruido otros procedimientos como la participación, la autodeterminación y la igualdad de derechos, el voto queda como la última opción para poder incidir dentro de un mínimo de reconocimiento a las personas que se consideran como ciudadanas.

Nuestra reflexión al respecto parte del respeto a la autonomía y a la decisión de participación de cada una, entendiendo que cualquiera de las opciones que de este sistema tienen una raíz y base patriarcal por lo tanto son alternativas de las cuales siempre vamos a sospechar o al menos no nos ofrecen un espacio de completa confianza para entregan nuestras energías.
Radio humedales se define desde la política autónoma como personas y colectivas, no nos adherimos a ninguna campaña política por esta misma razón. Nuestra opción es incentivar y estimular nuestro poder como mujeres, como lesbianas y niñas, el poder de hacer político cada acto cotidiano, nuestro poder de diseñar todos los días la vida que queremos vivir, el poder de decir, el poder de organizarnos y hacer realidad lo que deseamos, aunque el Estado y la Ley sean insuficientes para reconocer dicho Poder. Reconocemos que la desobediencia y la rebeldía han sido las bases de nuestras libertades en esta cultura que nos impone cánones y estereotipos masculinitas.