Editorial 10 septiembre 2021 Boletina Informativa Radio Humedales

  • por

Hace 48 años que la llegada del mes de septiembre remece la memoria colectiva de la historia reciente de este territorio llamado Chile, en septiembre se hace vivido cada atentado infame  cometido por el ejercito de las fuerzas de orden  contra la población  de trabajadoras y trabajadores  , actos que lamentablemente  no han cesado  , cada septiembre  convivimos con la dicotomía  de por un lado conmemorar a las víctimas y sobrevientas  de una dictadura  cívico militar iniciada un 11 de septiembre de 1973, día en el cual se pasó del sueño de una sociedad democrática  a un modelo marcado por el sometimiento a las lógicas neoliberales , por otra parte en este mismo septiembre  se festeja una antigua independencia que contrasta con nuestra persistente dependencia económica y política de las decisiones  que toman los controladores del capital , también es en septiembre  que se destinan cuantiosos recursos y este año en plena crisis social y sanitaria para ostentar el poder militar de un ejercito autodenominado  glorioso , es increíble  que se trate  de la coreografía de las mismas ramas militares  que nos han declarado la guerra mas veces que las que han defendido al pueblo que habita en Chile. Con estos delirantes contrastes, el Estado de Chile y los grupos conservadores siguen alimentando la inconsistencia de que le pueblo debe amar su patria y siendo tan mal correspondido diría Violeta Parra.

En la actualidad esta ultima semana a partir de la develación de una mentira sostenida por un constitucional, la cual influyo de alguna manera  en su acceso  a espacios de poder, se dio vida a un intenso debate alrededor del concepto de la fe pública y la moral de quienes ejercen cargos representativos, lamentablemente es un debate que no tiene respaldo sólido en sus exigencias , dado que la propuesta de democracia que reorganizó las instituciones  del Estado desde el año 90 tiene como pilar fundamental   la impunidad  , la democracia chilena ha consistido en negociar  , pactar  y respetar la opinión y derecho a decidir  de los herederos de la dictadura , aún cuando se haya mentido , aún cuando se haya sido cómplice y ejecutor de crímenes de lesa humanidad , aunque se niegue la tortura y la desaparición . Aunque no haya un compromiso con la humanidad que conforma este territorio.

Durante la postdictadura, las instituciones levantaron un vehemente discurso sobre lo fundamental de la reconciliación, el perdón y la no repetición como  garantía para seguir adelante en la articulación política del Estado, el énfasis en este discurso ha nublado elemento político  y discursivos básicos  para establecer la confianza  y el diálogo público  como son la justicia la reparación y toda la verdad , especialmente en el caso de las 1248 personas víctimas de la dictadura cívico-militar  que siguen desaparecidas.

En contra punto a la política del olvido  y el abandono estatal , está la política de la memoria nutrida de organizaciones sociales, que se han mantenido inclaudicables en la búsqueda de justicia, que han tenido que reparar de manera autónoma  y en solidaridad  con otras organizaciones las heridas y el daño causado por la violencia política y sexual de la dictadura, realidad que se repite con las víctimas y sobrevivientes de la represión durante el levantamiento  social  de octubre de 2019.

Septiembre es memoria rebelde que nos reúne transgeneracionalmente porque no todo el recuento se reduce a la miseria  de los crímenes de Estado ,esta memoria también es creación y eso es gracias a las sobrevivientes  que nos han permitido reconocer la historia, no solo aquella  que relata los horrores  sino también de aquella historia que habla de un poder colectivo capaz de crear y soñar sociedades donde quepamos todas con todas nuestras diferencias , con toda nuestra alegría  y con toda nuestra verdad.

Recordamos especialmente a Luisa Toledo quien dejó este plano el 6 de julio de este año y que a pesar del asesinato de sus hijos: Rafael, Eduardo y Pablo Vergara Toledo se mantuvo en solidaridad resistiendo los embates de la dictadura y de la democracia pactada, siempre invitando a tener confianza en los procesos populares y en la juventud.  Sin duda, la memoria de Luisa es mucho mas que estas breves palabras, porque sobre todo será acción y organización.

EN ESTE SEPTIEMBRE DEL 2021 SEGUIMOS EXIGIENDO TODA LA VERDAD Y TODA LA JUSTICIA NADA MENOS